Además de mí, y de un mundo decapitado

por el instinto plácido de acicaladas medusas,

quiero que bebas, amor,

temperaturas en zarza frágil de unos labios no inventados aún,

párvulos, esquizofrénicos

sin dicha venidos a ti de no sé qué imperio tártaro o pureza.

                                                           Frenéticos del verso milenario

comulgan tu regreso dorado hacia Ítaca la dormida. Mira mi amor, observa

                                           y canta esos mil varetazos suicidas

que bailan por tu espalda sin vida electrónica, los raíles,

los cosechados violines de histérica templanza,

abriles copulando mares persas

hecho jirones o guepardo o inercia última o balcones de luz de una gimiente seda.

                                          Quiero que vengas nacida ya poema, suavemente

                                                    como cogida del brazo

ajeno casi humano, un abrazo argonauta de limitada coherencia

más allá de los jardines colgantes del verso milenario,

                      veinte versos de dolor acetileno

                             a los que todos le debimos, sin omisión,    

el acorde ya catódico de los sueños pulsados.

                                            © 2019 JOSE MARIA BANUS