Extrañas son las mariposas en sus espaldas más desvencijadas.

Dime, dime qué reunión más verso nos dará cobijo

bajo alas o descuido de un firmamento tan cauterizado.

Dime tú, girándula ambidiestra,

                    siniestra esquirla de luz o buque

                           que ahora más que nunca moras y te escondes

apostada en las arboladuras quietas con mudo anonimato.

                                       Sé verde, seme fiel, te digo,

                                               seme tan frágil como un cristal de inocente hueco,

                                               nubes no amarradas, amor o nylon

que nocturno derramábase por la hermosa cicatriz cimera de un enjambre llorado.

Entrégate a las verdaderas aguas mecedoras de ti; metálicas

                                               que desafían al alba

el profundo corte de la mano o párpado. Aúlla, ausente Maldoror,

                                               breve ser de transparencias, aúlla

como el amanuense próximo, como el cadalso de una crin que humea vida

en esta espesura octogenaria proclamándote bella.

 

                                            © 2019 JOSE MARIA BANUS