No se trata de mí, amor mío,

ni de la espesura marcapaso o la turbina dorada en arco, 

pues los versos tensados aferran vida. Escúchame:

la perfección es algo tan interesante como la versatilidad de una línea recta

pero tú insistes tus cromados en el cultivo desovado del aire,

                               el gladiolo quince, la cordura,

los meridianos no plegados cuando lloran gavilanes por verte nacer

                                        bajo el signo esquizoide de Afrodita. Y es todo

                                                    lo que arriba y no se nombra,

toda esa vernácula llameante y ecuestre que traspasa muy líquida

                                                    la espina comba estrangulada de Marzo;

esa gota de música tallada en vilo que nos dará la vida o el amor para decirla.

 

                                            © 2019 JOSE MARIA BANUS