Azul granate casi blanco,

casi efigie, casi ninfa de Crimea por los trópicos del polvo aduanero.

                                                   Suave como la materia huérfana más erizada.

El azul es el animal más peligroso que existe. Avance, avance, barroco:

coral que rasgas la noche,

el mar lagrimando la huella de los cisnes,

la cal envejecida en las cejas del paisaje, las constelaciones.

                                      Íbamos tatuados tal que náyades modernos

a la partida vertiginosa de un solemne eco escotado de vida.

                                            © 2019 JOSE MARIA BANUS